29 de octubre de 2008

Teofanía curiosa



Aquí tenemos una cosa extraña en un iglesio italiano (que ahora mismo no sé dónde ubicar, se siente, se admiten aportes al respecto) a medio camino entre la teofanía y el Juicio. Lo cual, efectivamente, me lleva a explicar en qué se diferencian ambas representaciones.

Semejanzas:

-Sale Dios, todo lo molonamente que se pueda, y todo el mundo lo mira alucinado.

Diferencias:

-En la teofanía (manifestación de lo divino, básicamente) no hay buenos y malos, porque no hay juicio. Es un momento concreto del Apocalipsis, cuando la fumada de San Juan aún estaba en proceso.

En las teofanías simplemente sale Dios. A veces lleva Tetramorfos y corte celestial, pero ya va. No hay malos, solamente molación divina. En esta digo que estamos a medio camino porque no conozco la obra, me falta un cacho de fresco donde quién sabe si anteriormente habría un infierno, hay una cartela que no hay forma de leer y la parte de abajo es rara de cojones.

Me explico: un jardincito donde la gente retoza y se lo pasa bien no es normal. Los cielos suelen ser aburridos y la gente está en fila. No sé cómo interpretar a la gentecilla subida en el árbol ni a los que se enganchan (¿jugando? ¿suplicando?) a las mangas del angelito de amarillo. Tampoco veo bien qué hace el ángel de colorado ahí sentado.

¿Es, quizás, la torre el paraíso y ese jardincillo de puente caprichoso un purgatorio?

Hale, se aceptan ideas al respecto. Abstenerse cualquiera que vaya a hablarme de templarios, de sociedades secretas o de profecías chungas de Nostradamus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Dime cosicas bonicas!